Blog Gapper

OHSAS 18001 y los equipos de Protección Individual

Publicado: 16 Agosto 2015

Compartir

Norma OHSAS 18001

OHSAS 18001 es una norma que tiene una misión clara: velar por la seguridad y salud de los trabajadores.

 

Los equipos de protección personal son nombrados en la norma como un mecanismo de control para la reducción de riesgos.

En su capítulo 4.3.1, “Identificación de peligros, evaluación de riesgos y determinación de controles”, la norma OHSAS-18001 propone una jerarquía de medios de control en la que los equipos de protección personal ocupan el quinto puesto.

Lo que quiere decir OHSAS18001 es que existen mecanismos de protección más prioritarios que otros a la hora de pensar en su adopción.

La jerarquía para hacer frente a los riesgos que propone la norma que contiene los requisitos para los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo son:

  • Eliminación.
  • Sustitución.
  • Controles de ingeniería.
  • Señalización, advertencias y/o controles administrativos.
  • Equipos de protección personal.

Por protección personal se entiende la técnica que tiene por objetivo proteger al trabajador ante agresiones externas que se puedan presentar en el desempeño de la actividad laboral. Hemos comprobado que en OHSAS 18001 esta técnica constituye el último eslabón en la cadena preventiva. Se suele emplear como una técnica de seguridad complementaria a la colectiva, pero nunca como sustituta.

En el momento en que las técnicas colectivas no son posibles o convenientes, se deberá recurrir a la protección individual como medida complementaria.

La protección individual no persigue eliminar el riesgo de accidente, sino que busca reducir o eliminar las consecuencias o lesiones que pueda provocar en un trabajador el accidente. Es una de las técnicas de seguridad operativas con mayor rentabilidad si se considera su bajo coste frente al grado de protección que presenta un adecuado y correcto uso de la misma.

Podemos definir a un equipo de protección individual como cualquier equipo destinado a ser llevado por un trabajador para que le proteja de determinados riesgos que amenacen su seguridad o su salud en el trabajo.

De manera general, en el marco del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo OHSAS18001, un EPI debe reunir una serie de características exigibles tanto a los materiales que se empleen en su fabricación como a su diseño y construcción. Algunas son las siguientes:

  • Las propiedades físicas y químicas de los materiales empleados en su fabricación deben ser adecuados a la naturaleza del trabajo y al riesgo de lesión que se desee evitar, con el objetivo de proporcionar una protección eficaz.
  • Los materiales utilizados no deben producir efectos nocivos en el usuario.
  • Su forma deberá ser adecuada al mayor número de personas posibles, por tanto hay que considerar aspectos ergonómicos y de salud de los trabajadores. Se debe tener en cuenta también los valores estéticos, reducir su incomodidad y su adaptabilidad al usuario tras los ajustes necesarios.
  • En lo que respecta a su diseño y construcción deberán ser de fácil manejo debiendo permitir realizar el trabajo sin perder rendimiento, adecuados al riesgo, no deben suponer un riesgo adicional y deben permitir su fácil mantenimiento y conservación.

 

Cómo seleccionar el EPI correcto

Para la correcta selección del EPI, se debe atender al siguiente orden:

  • Análisis y valoración de los riesgos.
  • Conocimiento de las normas de utilización de EPIs y de las situaciones en las que el empresario debe suministrarlos a los trabajadores.
  • Conocimiento de las características y exigencias esenciales que deben cumplir los EPIs para poder afrontar los riesgos residuales.
  • Estudio de la parte del cuerpo que pueda resultar afectada.
  • Estudio de las exigencias ergonómicas y de salud del trabajador.
  • Evaluación de las características de los EPIs disponibles.

 

Clasificación de EPIs

A su vez existen múltiples tipos de EPIs según el elemento a considerar, a tener en cuenta en nuestro Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo OHSAS 18001:

  • Según el grado de protección que ofrecen:
    • EPIs de protección parcial. Protegen ciertas zonas del cuerpo. Puede ser un casco por ejemplo.
    • EPIs de protección integral. Protegen al individuo sin especificar una zona del cuerpo. Puede ser un traje contra el fuego o dispositivos anticaídas.
    • Según el tipo de riesgo al que es destinado:
    • EPIs contra agentes físicos. Por ejemplo cascos, guantes, tapones, orejeras…
    • EPIs contra agentes químicos. Por ejemplo máscaras, equipos autónomos…
    • EPIs contra agentes biológicos. Por ejemplo trajes especiales.
  • Según la técnica que aplica:
    • EPIs para proteger al trabajador ante un accidente originado por las condiciones de seguridad.
    • EPIs para proteger al trabajador frente a enfermedades profesionales originada por condiciones medioambientales.
  • Según la zona del cuerpo a proteger: protectores de cabeza, oído, ojos, cara, vías respiratorias, manos, brazos, pies, piernas, piel, abdomen…

 

OHSAS 18001, tal y como hemos visto, acoge el uso de Equipos de Protección Individual. Estas son algunas indicaciones a tener en cuenta a la hora de hacer uso de ellos. No podemos olvidar la importancia de las medidas de protección colectivas.

Software para OHSAS 18001

La correcta gestión y control de los Equipos de Protección Individual es más efectiva si se automatiza el Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. Para ello existen herramientas como el Software ISOTools que está diseñado para dar cabida a todos los requerimientos de la norma OHSAS 18001.